Apnea Obstructiva del Sueño

cropped-cropped-cropped-banner-blog111.jpg

Actualmente, se ha incrementado el interés y la búsqueda de conocimientos sobre los trastornos respiratorios durante el sueño, en especial sobre el síndrome de apneas/hipopneas del sueño en el área médica.

El sueño normal se caracteriza por el movimiento rápido de los ojos (REM), el cual ocurre cíclicamente y con más frecuencia durante la segunda mitad de la noche, y por el sueño no REM, el cual se sub-clasifica en los estadios 1 a 4 y comprende la mayor parte del período de sueño. A medida que el sueño no REM progresa, la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la actividad nerviosa simpática disminuye. A la inversa, el sueño REM, caracterizado por un aumento de la actividad eléctrica cerebral y de los estímulos nerviosos simpáticos que pueden exceder a los hallados durante la vigilia relajada, se asocia con modificaciones intermitentes y bruscas de la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Por lo tanto, durante el sueño normal, se producen procesos fisiológicos cardíacos y vasculares cuya modulación depende del estadio. En la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) este control homeostático está gravemente alterado

La AOS es un trastorno común en el cual, las apneas repetitivas exponen al sistema cardiovascular a ciclos de hipoxia, presión intratorácica negativa exagerada y despertares. La repetición de estos episodios interrumpe el sueño 5 o más veces por hora (índice de apnea-hipopnea [IAH]). Apnea Obstructiva del Sueño se definió como  a un cuadro de somnolencia excesiva diurna, trastornos cognitivo-conductuales diurnos, respiratorios, cardíacos, metabólicos o inflamatorios secundarios a episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior durante el sueño que dan lugar a un sueño no reparador.

Apneas se definen como el cese del flujo aéreo durante 10 segundos acompañado por al menos el 4% de disminución de la saturación de O2, o que termina en un despertar.  Siendo este, un trastorno común  que afecta 15 al 20 % de la población adulta, el grupo etario más afectado es el de los 30 a 60 años con una prevalencia de  7 % en hombres y 4 % en mujeres, llegando a igualdad en el periodo postmenopáusico.

Las apneas son obstructivas si se acompañan de esfuerzos respiratorios contra la faringe ocluida, siendo esta la más común de las apneas, y centrales si no se acompañan de dichos esfuerzos, raramente esta es registrada si no hay insuficiencia cardíaca.

ETIOLOGÍA

La patogenia es multifactorial y compleja entre las que se encuentran con mayor prevalencia son: obesidad,   alteraciones anatómicas o funcionales de la vía aérea superior (desviación de tabique nasal, hipertrofia de cornetes, hipertrofia amigdalar o del velo del paladar, hipertrofia de las adenoides) siendo estas las frecuentes.

Fisiopatología

Durante el sueño los músculos están muy relajados y se pierde, en parte, la coordinación motora que normalmente vincula a los músculos respiratorios. Con ello, la parte superior de la faringe se colapsa, ya que es el único tramo de las vías respiratorias que no posee una estructura cartilaginosa que impida el colapso. Cuando esto se produce, la respiración cesa durante unos segundos. Todas las personas padecen durante el sueño episodios de apnea de muy corta duración, de 2-3 segundos. Ahora bien, cuando se producen ronquidos violentos, ruidosos y la apnea dura más de 10 segundos, que conduce al colapso de la vía aérea superior es la generación de una presión crítica subatmosférica de desequilibrio entre la fuerza que generan éstos y el peso que debe soportar la faringe, produciendo finalmente el colapso, generando caída de la SaO2, aumento de la presión parcial de CO2, estímulos faríngeos y aumento de la presión negativa intrapleural, que induce la reacción de despertar,  aumentando la tonicidad muscular, apertura de  la vía aérea y reanudándose  la ventilación. Estos factores conducen al ronquido durante el sueño, que consiste en oscilaciones de alta intensidad producidas por el paladar blando, paredes de la faringe, epiglotis y lengua.

El ronquido puede representar una condición intermedia entre la normalidad y Apnea del sueño, se da en un 10%-30% de las mujeres y hasta en un 50%-60% de los hombres, pero sólo un 5%-10% de estos casos se asocian a apnea obstructiva del sueño.

Durante los movimientos oculares lentos durante el sueño, el índice metabólico, la actividad nerviosa simpática, la presión arterial y la frecuencia cardíaca disminuyen, mientras que el tono vagal cardíaco aumenta durante la vigilia. La AOS interrumpe este equilibrio cardiovascular desencadenando una cascada de efectos agudos hemodinámicas, autonómicos, químicos, inflamatorios y metabólicos, con efectos posteriores crónicos capaces de iniciar o exacerbar la enfermedad cardiovascular.

Estos ciclos de hipoxia y retención de dióxido de carbono provocan oscilaciones en la actividad cardíaca parasimpática y simpática que afectan la frecuencia cardíaca. Aunque se creía que la bradicardia era una respuesta común a las apneas obstructivas, se ha comprobado que no es así, y que puede haber aumento o descenso de la frecuencia del pulso, o no cambiar. La respuesta podría ser una función del equilibrio autonómico y del flujo aéreo; la hipoxia enlentece el ritmo cardíaco activando el vago solo en la ausencia de distensión pulmonar o de flujo aéreo. Cuando predomina el tono parasimpático, la frecuencia cardíaca puede descender; cuando predomina el simpático, la frecuencia sube y si los efectos vagales y simpáticos son iguales, la frecuencia cardíaca puede permanecer sin cambios. La hipoxia provocada por apneas repetidas y la retención de dióxido de carbono provocan esfuerzos inspiratorios inefectivos y la generación de presión intratorácica negativa contra la faringe ocluida que, por aumento de la diferencia entre las presiones intracardíaca y extracardíaca, aumenta la presión transmural del ventrículo izquierdo. La presión intratorácica negativa atrae la sangre al tórax, aumentando la precarga ventricular derecha, mientras que la hipoxia inducida por la apnea causa vasoconstricción pulmonar, aumentando la poscarga ventricular derecha. Estas fuerzas distienden el ventrículo derecho, causando agrandamiento hacia la izquierda del septum interventricular durante la diástole que impide el lleno ventricular y disminuye el volumen del flujo. La hipoxia durante la AOS también podría alterar en forma directa la contractilidad y la relajación diastólica.

La hipoxia intermitente puede inducir la producción de radicales de O2 libres y activar las vías inflamatorias que alteran la función del endotelio vascular y aumentan la presión sanguínea, independientemente de la activación del sistema nervioso simpático. La AOS también promueve la oxidación de las lipoproteínas, aumenta la expresión de las moléculas de adhesión y la adherencia de los monocitos a las células endoteliales, como así la proliferación del músculo liso vascular. Todo esto predispone a la hipertensión y aterosclerosis. También hay variaciones en la agregación plaquetaria, la concentración del fibrinógeno y la actividad del inhibidor del activador del plasminógeno tipo 1 (menor potencial fibrinolítico).

El flujo sanguíneo cerebral disminuye mucho durante las apneas obstructivas debido a un aumento del gasto cardíaco. Los pacientes con zonas de menor flujo cerebral están más predispuestos a los cuadros isquémicos. (FIGURA 1)

CLÍNICA

El síntoma más importante de la AOS es la somnolencia diurna excesiva. La cuantificación puede ser difícil ya que los pacientes pueden utilizar diversos adjetivos para describir la somnolencia, y puede confundirse con fatiga. El problema para el clínico es la identificación de la somnolencia que merece una evaluación más profunda. Las pruebas objetivas como la Epworth Sleepiness Scale (figura 2) son rápidas y sencillas de completar pero no tienen una buena correlación con la gravedad del índice de apnea-hipopnea. Lo más importante parece ser la sola presencia de somnolencia

Las consecuencias clínicas de la apnea obstructiva del sueño  se deben a los numerosos efectos que tienen como fenómeno inicial el evento respiratorio, la apnea. Los mecanismos involucrados son caída de la SaO2,  aumento de la CO2 y cambios de la presión intratorácica; ellos conducen a activación del sistema adrenérgico, mecanismos proinflamatorios, disfunción endotelial, stress oxidativo vascular, activación mecanismos procoagulantes y desregulación metabólica.

Diagnóstico

Aunque la presencia de signos y síntomas pueden ayudar a identificar este síndrome, el diagnóstico no puede ser realizado por un solo medio o método aislado. La decisión siguiente es realizar un estudio diagnóstico que permita descartar o confirmar nuestra hipótesis y además sea capaz de evaluar la gravedad de la enfermedad, ya que ella es clave en la decisión terapéutica

De gran utilidad ha sido el análisis cefalométrico para la determinación de los niveles de obstrucción en este síndrome, por lo que se ha convertido en una práctica obligada para su diagnóstico a nivel internacional, razón por la cual es muy importante la vinculación del ortodoncista al equipo multidisciplinario que atiende esta entidad.

Como exámenes imagenológicos de cabeza y cuello, para descartar elementos desencadenantes, pueden ser usados vistas simples de rayos X anteroposterior y lateral de VAS, además de la ultrasonografía para detectar procesos expansivos a diferentes niveles, la tomografía, la resonancia magnética, así como la fluoroscopia y broncoscopia para demostrar cualquier alteración endobronquial, no siendo siempre imprescindible la totalidad de estos estudios si se detecta clínicamente el área de obstrucción de las VAS

La polisomnografía (PSG) consiste en la monitorización durante toda una noche de sueño, en una clínica de sueño, con la vigilancia de personal entrenado, que evalúa en cada momento que el registro sea óptimo. La PSG incluye el registro de variables neurofisiológicas que nos permiten conocer claramente la arquitectura del sueño, las etapas del sueño y evaluar los microdespertares. También variables ventilatorias, que hacen posible la identificación de apneas e hipopneas y el cálculo del número de eventos respiratorios por hora de sueño

Se ha demostrado que un rango de hasta 5 eventos apnea-hipopnea (IAH) por hora durante el sueño puede ser normal, en dependencia de la edad. En el síndrome de AOS se define por un IAH ≥5, acompañado por somnolencia excesiva durante el día. La clasificación de la gravedad de la AOS de la American Academy of Sleep Medicine considera tanto al IAH (leve: 5-15; moderada, 15-30; grave >30) como al grado de somnolencia diurna (leve: somnolencia no deseada o episodios involuntarios de sueño que ocurren durante las actividades de la vida diaria que requieren poca atención; moderado: durante las actividades que necesitan cierto grado de atención, como reuniones; grave: durante actividades que requieren más atención activa como las conversaciones o la conducción vehicular)  Y  la desaturación de oxígeno por debajo del 90 % con PO2 de 60 mmHg.

Tratamiento

Debido a que un descenso del peso corporal de tan solo el 10% de asocia con una mejoría clínicamente significativa del índice apnea-hipopnea, se debe recomendar el adelgazamiento en los pacientes con sobrepeso que padecen AOS. Aunque la magnitud de la pérdida de peso parece correlacionarse en forma directa con la reducción de los trastornos respiratorios durante el sueño, los estudios han demostrado cierta mejoría en la arquitectura del sueño y disminución de la hipersomnia diurna, pero no la normalización del índice apnea-hipopnea.

Posición corporal. En los pacientes con eventos respiratorios predominantemente en decúbito dorsal, con IA/H en decúbito lateral dentro de los límites normales, está indicada la terapia postural. Esta puede ser lograda a través de almohadas especiales, que intentan mantener el decúbito lateral, o colocando en la parte posterior de una camiseta, a nivel interescapular, una pelota de tenis que evita la posición de espalda.

El tratamiento de congestión nasal. En los pacientes con rinitis o congestión nasal debe efectuarse para evitar el aumento de resistencia al aire.

El uso de fármacos, no ha mostrado eficacia. Al menos que sea en situaciones específicas, como el AOS asociado a hipotiroidismo, puede intentarse tratamiento con tiroxina. La acetazolamida puede ser eficaz en apneas centrales y respiración periódica, pero puede empeorar los fenómenos obstructivos. El uso de O2 puede prolongar los episodios de apnea, retardando los despertares inducidos por la hipoxemia. Deben evitarse drogas depresoras del sistema nervioso central como benzodiazepinas, hipnóticos, relajantes musculares, barbitúricos, narcóticos, así como el alcohol, ya que acentúan los ronquidos y las apneas.

TRATAMIENTO CON CPAP (“see-pap”)

Es la sigla correspondiente a “continuous positive airway pressure” (presión positiva continua en las vías respiratorias). Y se ha convertido en la primera línea de tratamiento de la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS).

El CPAP funciona al proporcionar un “entablillado neumático” para mantener abiertas las vías respiratorias superiores. Un generador de aire suministra aire a presión a través de un tubo de aire y una mascarilla (generalmente una mascarilla nasal) desde la nariz hacia las vías respiratorias superiores. El aire a presión evita el estrechamiento y colapso de los tejidos blandos de las vías respiratorias superiores.

El  equipo de CPAP tiene una mascarilla que cubre la boca y la nariz, o solo la nariz. Tiene indicación en los pacientes con enfermedad grave (IA/H >30) y en algunos pacientes con enfermedad leve a moderada (IA/H 5 – 30) que no responden favorablemente al tratamiento médico o cuyas comorbilidades cardiovasculares hagan imperioso el tratamiento con CPAP. Estos equipos actúan formando una cámara neumática a nivel faríngeo, impidiendo el colapso y cierre de la vía aérea superior

APNEA

 Las incomodidades del CPAC han motivado que se busquen otras fórmulas de tratamiento. Cobra adeptos entre los especialistas el uso de prótesis bucales especiales que, según algunos estudios, reducen el 75% de los casos de ronquido en AOS y evitan el colapso de la vía respiratoria. Esta prótesis se ancla en el maxilar superior y tensa el paladar blando.

El papel de la cirugía en el tratamiento de la AOS todavía no está bien establecido y da lugar a controversias. Las indicaciones más apropiadas son las causas reversibles de obstrucción de la vía aérea superior, como la hipertrofia adenoamigdalina o tumores. La aplicación del tratamiento quirúrgico a la población general con AOS está limitada por la falta de trabajos aleatorizados y controlados que sustenten su uso sistemático. La uvulopalatofaringoplastia implica la extirpación del tejido blando del paladar, logrando un índice apnea-hipopnea inferior a 20 en una minoría de pacientes. Se perciben mejoras y el ronquido llega a desaparecer, pero las apneas pueden persistir.


FIGURA 1APNEA2Figura 1. Fisiopatología del SAOS. Tomada de: Montero Rodríguez A, Baptista P, Pastrana Delgado J. Síndrome de apneas obstructivas del sueño.

FIGURA 2

APNEA3Figura 2. Tiene por objeto evaluar la magnitud de la somnolencia diurna frente a 8 situaciones de la vida diaria, otorgando puntaje de 0 a 3 para cada una de ellas. A diferencia de los sanos, que obtienen un puntaje menor de 6, los pacientes con SAHOS tienen habitualmente puntajes sobre 12, siendo patológico sobre 10.


AUTOR:

Dr. César Suárez Villagrán  Medworks Medicine at Works


REFERENCIAS

Síndrome de apnea obstructiva del sueño – Dr. Jorge Jorquera a. Boletín escuela de medicina U.C., pontificia universidad católica de chile vol. 32 nº2 2007

Rev Cubana Ortod 2001:16(2):69-75 Hospital Pediátrico Docente “Juan Manuel Márquez”

Síndrome de apnea obstructiva del sueño. Fisiopatología y diagnóstico Dr. Dadonim Vila Morales,1 Dra. Georgia Garmendía Hernández,2 Dra. Noemí Morales García3 y Dra. Belkis Correa Mozo4

Síndrome de apnea obstructiva del sueño. Conocimientos importantes para todo profesional de la salud. Revista Cubana de Medicina General Integral. versión On-line ISSN 1561-3038. Rev Cubana Med Gen Integr v.15 n.5 Ciudad de La Habana sep.-oct. 1999

Apnea obstructiva del sueño. Revisión de los conocimientos actuales sobre la relación entre la apnea obstructiva del sueño y las enfermedades cardiovasculares. Autor: Dres. T Douglas Bradley, John S Floras Published online October 30, 2008 DOI:10.1016/S0140 6736(08)61622-0

Apnea obstructiva del sueño.Una revisión sobre los mecanismos fisiopatológicos de la apnea obstructiva del sueño, realizada en la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.Autor: Dres. Sean M. Caples, Apoor S. Gami, Virend K. Somers Fuente: Comentario y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti Ann Intern Med. 2005;142:187-197.

 

El Estrés Laboral: Un problema real para los mexicanos

Por – Aileen Rey Quintero

Uno de los problemas más grandes para toda persona que se encuentre dentro de una fuerza laboral, es la falta de movimiento que se tiene al estar sentado en un escritorio y frente a una computadora en periodos muy largos de tiempo. Se considera que el cuerpo humano en su totalidad, está diseñado para permanecer en movimiento y evitar estar en una misma posición durante tanto tiempo.

Más aún, este problema genera una propensión al Estrés Laboral, el cual acumula la tensión que se vive diariamente, en zonas dolorosas del cuerpo. Por la falta de movimiento, se puede percibir el estrés en el cuello, hombros y espalda, esto sin mencionar el daño que te puede generar a grados de musculatura.

Finalmente, es importante recalcar que cuando se tiene estrés laboral, se puede regular con una serie de movimientos diarios que permiten suprimir los síntomas que conllevan a la superación de la tensión. Algunos de los factores que necesitamos evitar a toda costa son los siguientes:

  • Aumento de ritmo cardiaco.
  • Ansiedad
  • Enojo
  • Irritabilidad
  • Miedo
  • Respiración superficial.

Para mantener tu salud, es fundamental respetar tus horas de sueño y comidas, al igual que cumplir momentos importantes de relajación en tu vida personal. Conseguir el éxito está en tus manos, solo debes hacerlo de manera saludable.

El estrés emocional

El estrés emocional es aquel que se produce como consecuencia de situaciones que afectan los sentimientos en forma negativa, es un estrés invisible pero no menos peligroso. Este tipo de estrés puede pasar desapercibido y causar un daño igual o mayor que el estrés físico.

Causas del estrés emocional

No todas las personas somos sensibles a los mismos factores estresantes, pero existen ciertas situaciones que suelen afectar a la mayoría que pueden causar diferentes casos de estrés como:

  • La muerte o enfermedad de familiares o seres queridos.
  • Los problemas de pareja tales como mal relacionamiento, rupturas, separaciones o divorcios.
  • Las malas relaciones dentro de la familia, conflictos cotidianos.
  • El estrés emocional también puede ocurrir en el trabajo, cuando se transcurre muchas horas en un mismo ámbito puede ocurrir roces o tensiones entre las personas.
  • Los niños y adolescentes son muy sensibles y a veces tienen tensiones que no pueden controlar.
  • Muchas de estas causas dependen de la personalidad de cada uno como los celos, la timidez que impide relacionarse con otros o la forma de enfrentar las pérdidas o los fracasos.

Síntomas de estrés emocional

Las primeras manifestaciones del estrés emocional pueden ser:

  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Problemas digestivos.
  • Dolores musculares.
  • Resfríos o afecciones cutáneas.
  • Puede subir la tensión arterial
  • Aumento en los niveles de colesterol.
  • Algunos otros son: insomnio, nerviosismo, falta de concentración, irritabilidad o depresión.

Cómo controlar el estrés emocional

Cunado las causas del estrés se prolongan en el tiempo la salud comienza a sufrir deterioros constante, esto lleva a varias visitas al médico, estudios y análisis, tratamiento para dolencias pero sin encontrar una solución definitiva. Para ello es necesario:

  • Identificar el origen de los problemas.
  • Es necesario que realices actividad física como: yoga, técnicas de respiración, relajación y tomar clases de control mental.
  • Una terapia psicológica es altamente positiva para controlar este tipo de estrés.

Beneficios de la chía.

Muchos alimentos saludables nos trae beneficios para la salud y uno de ellos son las semillas de chía.

La chía

La semilla de la chía fue utilizada por los integrantes de las culturas azteca, inca y maya por siglos, formaba una parte importante de la dieta diaria, pues se utilizaba como reemplazo de comida y sobre todo de los beneficios de salud que notaban al consumirla.

Su nombre científico es Salvia hispánica y hoy en día se cultiva principalmente en la región sur de México y en parte de Guatemala, aunque también está presente en varias regiones de Sudamérica. La palabra chía, se deriva del vocablo azteca “chían” que significa aceitoso característica principal de esta semilla; pero sus aceites son benéficos.

La chía pertenece a la misma familia de la menta y es una planta que crece cada año hasta alcanzar una altura de aproximadamente 90 cm, produce flores de color púrpura o blanco.

Beneficios de la chía

Lo más importante de la planta de chía son sus semillas; la semilla de chía proporciona un fuente valiosa de fibra, proteínas, altos niveles de ácidos grasos, omega 3 y omega 6 y minerales esenciales.

Tomar dos cucharadas de semillas de chía contiene un 30% más de antioxidantes que uno de los frutos más populares como: arándanos, además contiene calcio.

Entre los beneficios podemos encontrar:

  • Ayuda a bajar de peso, pues reduce los antojos y nos hace sentirnos llenos más rápido.
  • Permite regular el apetito y el peso
  • Ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos.
  • Proporciona sensación de saciedad ayudando a controlar el apetito.
  • Ayuda a regular la coagulación de la sangre.
  • Permite el crecimiento y la regeneración de tejidos durante el embarazo y la lactancia.
  • Es la mayor fuente vegetal de ácido grasos (omega3).
  • Contiene proteínas completas proporcionando todos los aminoácidos esenciales. Esto se importante para las personas vegetarianas.
  • Mejora la salud cardiovascular.
  • Facilita la digestión.
  • Aumenta la inmunidad
  • Mejora la movilidad y el funcionamiento de las articulaciones.
  • Refuerza los niveles de energía y concentración.

¡Prueba la chía!

El Clima Laboral

El clima laboral es el medio en el que se desarrolló el trabajo cotidiano. La calidad de este clima fluye directamente en la satisfacción de los trabajadores y por lo tanto de la productividad.

|Un mal clima, destruye el ambiente de trabajo ocasionando situaciones de conflicto, malestar y bajo rendimiento.

La calidad del clima laboral se encuentra relacionada con el manejo social de los directivos, comportamiento de los trabajadores, son su manera de trabajar y de relacionarse, son su interacción con la empresa, con las máquinas que se utilizan y con las características de la propia actividad de cada uno.

Propiciar un buen clima laboral es responsabilidad de la alta dirección, que con su cultura y con sus sistemas de gestión, prepararán el terreno adecuado para que se desarrolle.

Factores del clima laboral

El tema del clima laboral tiene factores que lo identifican y que son los que determinan la calidad del mismo, a continuación mencionaremos algunos de ellos:

  • Liderazgo: se refiere al tipo de relación que existe entre los jefes y colaboradores, el impacto de la misma en el ambiente laboral y por lo tanto en la productividad de la empresa. Lo importante es contar con un liderazgo flexible y adaptable.
  • Relaciones interpersonales: el tipo de relaciones que se crean entre el personal deben ser sanas y fluidas, pues esto afecta a su vez el ánimo de la empresa en general.
  • Implicación: se refiere al grado de compromiso que sienten los empleados hacia la empresa y muchas veces se determina por el compromiso que tienen los colaboradores con la empresa.
  • Organización: se refiere a los elementos que le dan estructura a la empresa (puestos, políticas, procedimientos, manuales de operación, etc.).
  • Reconocimiento: el reconocer el trabajo bien realizado es vital para contribuir a la formación de un buen ambiente laboral, además de que esto impactará en la productividad de los mismos colaboradores.
  • Incentivos: se observa que la empresa que tienen esquemas de remuneración poco dinámicos son las que presentan mayor rotación entre su personal. Por esta razón, muchas empresas optan por esquemas de compensación dinámica en donde se premie de alguna forma el esfuerzo.
  • Igualdad: es necesario dar el mismo trato a todo el mundo. Hay que buscar otorgar las mismas condiciones y oportunidades a todos los colaboradores.

La Salud en Las Guarderías

La Salud en Las Guarderías

Muchas veces el tiempo que nos consume el trabajo y las actividades que tenemos no permiten que nuestros niños pequeños estén en casa, pues no tenemos quien pueda cuidarlos mientras nosotros no estemos, por esta razón acudimos a las guarderías, pero ¿qué riesgos de salud tiene nuestro hijo?

  • Riesgo de salud en las guarderías infantiles

Los niños en las guarderías infantiles tienen mayor probabilidad de contraer una infección que los niños que no asisten a estas instituciones, dado que estar cerca de otros niños que pueden estar enfermos. Las infecciones más comunes dentro de estos lugares son: infecciones respiratorias, infecciones en el oído y la diarrea son comunes en estos lugares.

Pero no todo es peligro en las guarderías, al contrario, el hecho de que los niños estén expuestos a gran cantidad de gérmenes realmente puede mejorar a la larga el sistema inmune del niño.

Es importante que en casa le enseñen al niño a lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, pues las infecciones se propagan con mayor frecuencia por niños que se llevan los juguetes a la boca.

  • Infecciones y gérmenes más comunes

Entre las infecciones y gérmenes más comunes en la guardería podemos encontrar la diarrea y la gastroenteritis, esta infección causa vómitos, diarrea o ambos.

– La infección se propaga fácilmente y es común cuando los niños no se lavan las manos después de usar el inodoro.

– Algunos niños pueden contraer giarda que es causada por un parásito, esta infección causa diarrea, cólicos estomacales y gases.

Las infecciones del oído, los resfriados, las tos, los dolores de garganta y las diarreas son comunes en los niños.

Los niños que asisten a la guardería son más propensos a contraer hepatitis A, una irritación e inflamación del hígado causada por el virus.

– Se propaga por la deficiencia de un buen lavado de manos después de comer, cambiar el pañal y preparar alimentos.

– Es importante vacunar al niño contra la hepatitis para prevenir esta enfermedad.

Otra enfermedad son los piojos en la cabeza y la sarna.

  • Medidas de prevención

Podemos tomar muchas medidas de prevención para mantener al niño fuera de infecciones como:

  • Vacunar a los niños para prevenir tanto infecciones comunes como graves.
  • En cada visita al médico pregunte sobre las siguientes vacunas
  • Verifica que tu niño reciba la vacuna antigripal cada año después de los 6 meses de edad.
  • La guardería del niño debe tener políticas para ayudar a prevenir la propagación de gérmenes e infecciones.
  • Pedir que muestren las políticas antes de que el niño empiece.
  • El personal de la guardería debe estar entrenado en la forma de acatar las políticas.
  • Deben tener un lavado de manos.
  • La guardería debe preparar alimentos y cambiar pañales en áreas diferentes.
  • Verificar que el personal de guardería y los niños que asisten tengan las vacunas al día.
  • La guardería debe tener reglas de cuándo los niños deben quedarse en casa si están enfermos.
  • Es necesario que si tu hijo está enfermo, debe indicarle al personal cómo administrar los medicamentos para afecciones como el asma.
  • Cómo evitar alergias y desencadenantes del asma.
  • Cómo cuidar diferentes afecciones de la piel.
  • Cómo reconocer cuando un problema de salud crónico está empeorando.
  • Actividades que pueden no ser seguras para el niño.
  • Cómo ponerse en contacto con el pediatra del niño.

¡Cuida y protege la salud de tu niño!

Una relación entre la obesidad y la depresión

La obesidad en una de las enfermedades que se encuentra a nivel mundial, además de que desencadena diversas enfermedades que muchas de ellas se prolongan y pueden causar la muerte.

Pero muchas veces el comer no sólo es por obesidad sino que trae consigo varias causas que fomentan la obesidad como la depresión.

Obesidad es el exceso de grasa que origina un aumento de peso corporal con respecto al que corresponde según talla, sexo, y edad y que predispone a la persona a sufrir muchas enfermedades. La Depresión es una enfermedad muy común que afecta el comportamiento, los sentimientos y los pensamientos. Se ha comprobado que las personas que sufren de obesidad tienen un riesgo aumentado de sufrir depresión al igual que muchas personas con cuadros depresivos pueden desencadenar síntomas de descontrol en la alimentación (comedores compulsivos) que los puede llevar a un cierto grado de obesidad.

Por otro lado, la obesidad está asociada con mayor riesgo de sufrir depresión, y ésta a la vez se relaciona con desarrollar obesidad. El riesgo de padecer depresión es un 55% mayor con las personas obesas, mientras que el riesgo de obesidad aumenta en un 58% entre quienes tienen depresión.

Ansiedad y atracones

Muchas veces la depresión ocasiona ansiedad, inseguridad y fragilidad. La ansiedad se puede canalizar en impulsividad y, a menudo, causa un trastorno de por atracón, que se traduce en una necesidad imperiosas de comer hasta que el cuerpo no puede más. Algunas personas pueden ingerir más de 5.000 caloría en un atracón.

Lo que hace una persona por ansiedad es sentirse saciada, pues buscan llenar un vacío. La ansiedad son esas ganas de comerlo todo. Es considerada una de las adicciones más frecuentes relacionadas con los alimentos, es un padecimiento que todos podemos tener, sin embargo no hay fórmulas básicas para que desaparezca, pero sí podemos controlarla.

Cómo controlar la ansiedad

  1. Reduce el azúcar: si comes alimentos dulces, más necesidad tendrás ese sabor, trata de eliminar gradualmente el azúcar de tu dieta.
  2. Toma agua: mínimo 8 vasos diarios, algunos especialistas señalan que la sed se confunde con hambre.
  3. Come varias veces: si saltas comidas engorda más y luego quieres comer más y más, por eso es necesario comer 5 veces al día, las tres comidas del día y dos colaciones.
  4. Ejercítate a diario: la actividad física te ayudará a regular y a controlar la ansiedad.
  5. Distrae la mente: cuando sientas deseo de comer tu dulce favorito, concéntrate en alguna actividad, pues distraer la mente ayudará a que olvides las ansias que sentías por aquel dulce.
  6. Desayuna como rey y/o reina: si omites el desayuno tu metabolismo se hará lento y sentirás la gran necesidad de comer más al final del día.
  7. Relájate: toma algunas infusiones como manzanilla, té verde y valeriana, o algunas disciplinas como el yoga, pueden ayudar a reducir la tensión y te ayudará a seguir con tu dieta.
  8. Duerme bien: uno de los métodos más efectivos contra la ansiedad es dormir. Cuando descansas aumenta la producción de leptina, una horma que indica al cerebro cuando tu cuerpo está satisfecho.
  9. Más proteínas: aumenta la ingesta de proteínas en el desayuno, así tendrás mayor sensación de saciedad en el día y evitarás comer fuera de las horas permitidas.
  10. Analiza tu rutina: determina qué cosas desencadenan tu descontrol al comer, ataca la causa y elimínala.
  11. Elimina tentaciones: sólo compra lo necesario y alimentos saludables; cambia los dulces por gelatinas sin azúcar y frutas.
  12. Sé feliz: cuando te sientes bien, el cuerpo produce serotonina, una hormona relacionada con el apetito, que se genera artificialmente cuando ingieres chocolate.

¡Si sufres de ansiedad, relájate y contrólate!